• Vamonos de Vagos

Regresa de manera presencial la Fiesta del Libro y la Rosa.



Luego de dos años de pandemia regresa de modo presencial la Fiesta del Libro y la Rosa (FLyR), que en su decimocuarta edición tendrá más de 150 actividades del 22 al 24 de abril en el Centro Cultural Universitario (CCU) y otros espacios. Será una “conversación contemporánea de todas las voces” y “un abrazo para reconocernos unos en los otros”, comentó la coordinadora de Difusión Cultural, Rosa Beltrán, al anunciar el programa de este encuentro en el que también estará a la venta la oferta editorial de 320 sellos, entre ellos los de la UNAM.


Acompañada por Anel Pérez, directora de Literatura y Fomento a la Lectura; Socorro Venegas, directora general de Publicaciones y Fomento Editorial; Guadalupe Nettel, directora de la Revista de la Universidad; e Imelda Martorell, coordinadora de Universo de Letras; Beltrán recordó las palabras de la escritora y filóloga española Irene Vallejo, quien llenó la Sala Nezahualcóyotl el pasado 30 de marzo para hablar en torno a los libros, y dijo que hay algo en ellos que nos permite sobrevivir y trascender, ya que, al igual que las personas, estos objetos son unos sobrevivientes y, por lo tanto, una metáfora de nosotros.


“Vamos a conversar sobre libros, sobre autoras, sobre autores; vamos a tener talleres y exposiciones. La memoria va estar muy presente también. Va a haber música, actividades de literatura y cine, literatura y teatro, literatura y danza, y eso vuelve muy particular esta fiesta porque nos reúne el libro teniendo alrededor a todas las artes”, comentó.


La FLyR 2022 lleva como título En el camino: resistencia e imaginación, ya que estas dos ideas serán los ejes temáticos: la lectura como resistencia a la ignorancia, la violencia, la escisión y las desigualdades; la imaginación como un derecho, un recurso y una herramienta para escribir y reescribir nuestras propias historias, comentó Anel Pérez.

Y toma como inspiración la novela En el camino, de Jack Kerouac, escritor del que se celebra su centenario, “en alusión a que todos estamos en el camino, sobre todo ahora después de la pandemia: en el camino de la resistencia, de la recuperación de experiencias, de la memoria, pero también muchos están en el camino porque vivimos un momento de migraciones y exilios”, agregó Beltrán.


La titular de Cultura UNAM anunció los distintos homenajes que se llevarán a cabo, entre ellos, el dedicado a Carlos Fuentes a 10 años de su fallecimiento, que incluirá una exposición fotográfica en el vestíbulo de la Sala Nezahualcóyotl, y el de Elena Poniatowska para festejar sus 90 años, recordando su obra a través de la lectura de distintas generaciones. Será, dijo, una conversación de la escritora con jóvenes universitarios, quienes darán testimonio de su experiencia durante la pandemia, “un poco a la manera de La noche de Tlatelolco”.


Se recordará también a José Saramago en el centenario de su natalicio; los libros Ulises, de James Joyce, y Trilce, de César Vallejo, por los cien años de su publicación; a Virginia Woolf en su aniversario 140; a Marcel Proust a cien años de su muerte; y a los escritores fallecidos recientemente Almudena Grandes, Sandro Cohen, Francesca Gargallo y Álvaro Uribe.


Socorro Venegas anunció la presentación de la novela Cena de cenizas, de la potosina Asunción Izquierdo Albiñana, nuevo título de la Colección Vindictas, que tan buena acogida ha tenido hasta la fecha entre los universitarios. Informó también que la Universidad, “como espacio indispensable de crítica y reflexión”, invitó a María Celeste Sánchez, primera senadora afromexicana, a la joven escritora Jumko Ogata, a la ensayista Yásnaya Aguilar y al actor Tenoch Huerta para conversar sobre el libro Cómo ser antirracista, de Ibram X. Kendi, autor afroamericano ganador del Premio Booker.

Además del CCU, se realizarán actividades en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco, Casa del Lago, el Museo del Chopo, el Colegio de San Ildefonso, la Casa Universitaria del Libro y el CRIM-UNAM Morelos, sedes que estarán habitadas por la literatura durante tres días, en los que escritores, escritoras, narradores orales, eslameros, talleristas, periodistas, músicos, gestores artísticos, mediadores culturales, instagrameros e ilustradores se reúnan para hacer saber que, en la pospandemia, los lectores continúan en el camino.