• Vamonos de Vagos

"La máquina de los finales perdidos", proyecto que reflexiona a través de poblaciones vulneradas

En su afán por seguir abriendo espacios para dar voz a las poblaciones vulneradas, el proyecto interdisciplinario “La máquina de los finales perdidos”, se presentará próximamente en dos sedes: la Casa de Muñecas Tiresias y el Centro Cultural Carretera 45, en la colonia Obrera de la Ciudad de México. “Acabamos de estar con poblaciones privadas de la libertad y ahora vamos a Casa de Muñecas Tiresias a trabajar con mujeres trans. Posteriormente, iremos al Centro Cultural Carretera 45 en donde las funciones van a estar abiertas al público con previa reservación porque, obviamente, son pocos lugares por la dinámica y por el COVID”, indica Itzel Enciso, directora artística del proyecto.


“La máquina de los finales perdidos” tiene la finalidad de que las y los espectadores/as, llamados en este caso especta-autores/as, puedan decidir el final de sus respectivas historias. En este espectáculo los mecanógrafos/as y reciben a lo que se denomina especta-autores/as, quienes juegan una parte importante de este trabajo, porque son los y las verdaderas creadoras/es de estas historias. Casa de Muñecas Tiresias es una asociación civil que trabaja con poblaciones vulneradas (migrantes, población callejera, personas trans y trabajadoras sexuales) y, en este caso, se visitará la Casa Hogar Paola Buenrostro para trabajar con mujeres trans, voces que también se invisibilizan, pero que durante esta pandemia han mostrado su solidaridad y organización para el apoyo a otras poblaciones vulneradas. “Casa de muñecas Tiresias A.C. y la Casa Hogar Paola Buenrostro fueron fundadas por Kenya Cuevas, activista que habla y defiende a las poblaciones vulneradas, no por algo que haya leído o le hayan contado, sino por su propia experiencia y conocimiento. Para mí es una mujer admirable que abrió la posibilidad de espacios dignos, resilientes y de empoderamiento”, enfatiza Enciso. En el caso de las funciones en el Centro Cultural Carretera 45, abiertas al público en general, la temática tendrá que ver con la salud mental, pues se presta muy bien para hablar de todos los efectos de la pandemia, pero también de enfermedades como la ansiedad y la depresión, entre otras, con el objetivo de que se normalice hablar de estos temas sin ningún tabú y partiendo de la ternura y los afectos. Debido a la contingencia sanitaria, las funciones del 2, 3 y 4 de abril se limitarán a tres personas, por lo que solamente se podrá trabajar con nueve personas al día. Las personas interesadas en acudir deben escribir a la dirección: teatro.borderline@gmail.com. La dirección y horario les serán informados cuando se les confirme su lugar vía correo electrónico. Cabe destacar que las funciones serán completamente gratuitas. “Centro Cultural Carretera 45 es un espacio que se caracteriza por recibir proyectos que apelan por el trabajo comunitario, es un espacio de resistencia que se ubica en la colonia Obrera, con la intención de que el arte y la cultura sean accesibles para todos los sectores de la población”, concluye Itzel Enciso. Enciso, junto con Faviola Llamas, es creadora del concepto de este proyecto producido por Borderline Teatro que tiene como premisa impactar a la sociedad en general y que se conozcan las historias de las poblaciones vulneradas a profundidad y sin etiquetas. Desde finales del año pasado se ha estado atendiendo a públicos diversos y vulnerados como son poblaciones callejeras, migrantes y personas privadas de su libertad en diferentes reclusorios de la Ciudad de México y en el 77 Centro Cultural Autogestivo, espacio que encabeza la Compañía de Teatro Penitenciario.

Créditos Idea original: Itzel Enciso y Faviola Llamas Dirección artística: Itzel Enciso Mecanógrafos (performers): Lena Bojorges Ricardo Martínez Lorena Jáuregui Miquél López Michelle Ayala Itzel Enciso Asistente general: Ricardo Martínez Asesora psicológica: Lena Bojorges Música Original: Miquél López y Lena Bojorges Difusión: Corina Rojas