• Vamonos de Vagos

"El Impío". La historia del hereje que nos legó la modernidad


Se dice que sin él la historia del mundo hubiese sido distinta. Juan de Prado, médico judeoespañol del siglo XVII, es considerado el padre olvidado de la modernidad. Tuvo en su contra dos condiciones: ser de origen judío y fiel creyente de la razón y la ciencia. En una época en que la Inquisición perseguía fervientemente no solo otras doctrinas religiosas, sino también todas aquellas corrientes de pensamiento que no fueran dogmáticas, el universo filosófico de Juan de Prado se consideraba el de un hereje.

Tras muchas desventuras en su natal España y otros países europeos, se asentó en Ámsterdam, donde tuvo oportunidad de conocer al gran Baruch Spinoza. Su influencia en el filósofo fue tal que se le atribuye el origen del racionalismo y la heterodoxia religiosa spinozista.